Cruceros fluviales, un recorrido por las ciudades con riberas de Europa

Información
17 Enero 2023 - Comunicados - Correo electrónico - Imprimir - 1354 votos
social youtube xornalgalicia   feed-image

Entre las múltiples posibilidades por las que podemos optar para nuestras vacaciones no solo debemos elegir entre los destinos, sino también, por la modalidad del viaje: desde los tradicionales viajes con estancia en un hotel, o elegir visitar varias ciudades, donde podremos optar por realizar rutas por tierra o por agua. En este último caso nos referimos a los cruceros. Cuando pensamos en cruceros nos imaginamos grandes travesías por mares u océanos, pero existe otra posibilidad que nos ofrece unas ventajas propias, los cruceros fluviales. 

Los cruceros fluviales son aquellos que se realizan en las aguas de un río, y que ofrecen las mismas opciones que un crucero marítimo, con las peculiaridades de atravesar las ciudades y países que no cuentan con costa, pero que están conectados por las aguas de un río.

Veamos a continuación dos cruceros fluviales por Europa y qué ofrecen en su recorrido para conocer algunas de las ciudades más importantes de este continente.

 

Francia desde el Sena: de París a Honfleur

Este crucero fluvial recorre las aguas de uno de los ríos principales de Francia, el río Sena. Comenzar este crucero en París tiene, como una de las grandes ventajas, que conocerás una de las grandes capitales europeas, que cuenta con grandes atractivos turísticos.

Durante el primer día del crucero te encontrarás en París, y el embarque se realiza por la tarde, con un cóctel de bienvenida con el que disfrutar del principio del crucero. Previamente, podrás conocer la ciudad de forma independiente a los servicios de Mi Crucero Fluvial, pero es algo que te ayudará a completar la visión de esta ciudad.

Durante el segundo día se puede visitar el Palacio de Fontainebleau y el tercer día tendrás una visión panorámica de París desde el barco, que partirá hacia Melun. El cuarto día, en Giverny, podrás visitar la fundación Claude Monet, edificio que fue la casa del pintor y que cuenta con unos jardines impresionantes

En Rouen, el quinto día, podrás hacer una visita guiada a la que fue la capital de Normandía y entre cuyas calles encontrarás una gran catedral, la famosa iglesia de Saint-Pierre, antiguos barrios y el mercado donde Juana de Arco fue quemada viva. 

Durante la tarde del quinto día se parte hacia Honfleur, ciudad que se visita el sexto día, así como un paseo por Trouville y Deauville. El último día se llega a Honfleur, ciudad donde finaliza el crucero.

 

De Francia a los Países Bajos: travesía por el Rin

Aunque este crucero comienza en una ciudad francesa del Este, el crucero se realiza por las principales ciudades de los Países Bajos, atravesando algunas ciudades alemanas mediante las aguas del Rin, que está considerado como otro de los grandes ríos europeos. La ventaja es que podrás combinar este crucero con la visita a otras ciudades de ambos países, antes y después.

El primer día disfrutarás del cóctel de bienvenida en el barco atracado en Estrasburgo. A pocos kilómetros se encuentra la frontera entre Francia y Alemania, que se cruzará la mañana del primer día, durante el viaje de camino a Rüdesheim, donde se ofrece un paseo por el viñedo de la ciudad desde el monumento Niederwald, hasta la abadía Santa Hildegarda, además de un paseo en tren turístico por la ciudad. Por la noche, se recomienda pasear por Drosselgasse.

El tercer día se recorre una parte del Rin, donde podrás disfrutar de los grandes castillos de la zona, de camino a Düsseldorf, con una noche de gala en el barco. Los días cuarto, quinto y sexto nos encontraremos en Ámsterdam, ya en Países Bajos, donde tendrás una noche libre durante el primero de estos días, y otras actividades, como un paseo en bicicleta por la ciudad, visita guiada a la misma, el Parque floral Keukenhof, y las ciudades de Volendam y Zaanse Schans.

 

Si quieres tener una visión panorámica de algunas ciudades y disfrutar de las maravillas que se encuentran a las orillas de los grandes ríos de Europa, no dudes en pasar unos días de vacaciones en un crucero fluvial.