Imprimir

Los beneficios para la salud de tener un jacuzzi privado en casa

Información
Comunicados | 15 Enero 2021 | 1053 votos - Registrese para votar
social youtube xornalgalicia   feed-image

whirlpool 1580294 1280Un jacuzzi es un tipo de bañera que lleva incorporado un sistema capaz de liberar aire a presión en el agua caliente. Las burbujas que se forman al expulsarse el agua a presión resultan un masaje que tiene una serie de propiedades beneficiosas para la salud. Por todo esto, es más que recomendable disponer de un jacuzzi privado en casa. 

El jacuzzi para exterior o interior es la mejor opción para contar con un elemento de este tipo en el hogar. Hasta hace unos años, contar con un jacuzzi en el hogar era sinónimo de lujo. Sin embargo, hoy en día podemos encontrar en el mercado jacuzzis mucho más económicos y con diferentes formas y diseños para adaptarse a las necesidades de cada uno. 

Los beneficios del jacuzzi para la salud

Tener un jacuzzi propio y privado en casa aporta un buen número de beneficios para la salud. No en vano, tomar un baño relajante en una bañera de hidromasaje es algo que aporta mucho placer y bienestar.

Alivia los dolores musculares

Muchos deportistas, tras un esfuerzo físico importante, se dan un baño en un jacuzzi para mejorar el tono muscular y aliviar los dolores que se producen en músculos, huesos y articulaciones tras el esfuerzo. Aquellos que tienen un jacuzzi desmontable en casa tienen la posibilidad de reducir la tensión muscular con un baño relajante de este tipo. 

Reduce la ansiedad y el estrés

Uno de los beneficios del jacuzzi para la salud más conocidos es que reduce los niveles de estrés y ansiedad. Tras una dura jornada laboral, nada mejor que darse un baño relajante en un jacuzzi para aliviar tensiones del día a día. Además, el jacuzzi ayuda a prevenir los dolores de cabeza, las jaquecas y permite conciliar mucho mejor el sueño a aquellas personas que tienen problemas de insomnio. 

Mejora la circulación sanguínea

Un baño de agua caliente y un masaje en un jacuzzi van a mejorar la circulación sanguínea. Esta rutina permite que las venas del cuerpo se dilaten y reduce la presión arterial. La temperatura del agua en las bañeras de hidromasaje es la causante de que la sangre pueda fluir mucho mejor por el cuerpo, evitando así los problemas de circulación y coagulación.

Elimina toxinas

El agua caliente del jacuzzi abre los poros y limpia en profundidad la dermis. Esta temperatura del agua ayuda a regenerar las células muertas, activa el sistema linfático y elimina y depura las toxinas que pueda tener el cuerpo. Una rutina diaria en el jacuzzi nos hará disfrutar, entre otras cosas, de una piel más tersa, suave y brillante.  

Quema calorías

Hay estudios que aseguran que un buen baño de agua caliente en un jacuzzi quema las mismas calorías que una caminata de 30 minutos. El calor del agua ayuda a quemar las calorías, aunque para ello necesitamos llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio a diario para obtener este beneficio. 

Controla los niveles de azúcar

Por último, numerosos expertos aseguran que darse un baño en un jacuzzi o una bañera de hidromasaje nos permite controlar mejor los niveles de azúcar en la sangre. Sobre todo cuando estos niveles suben después de comer. 

La temperatura del agua del jacuzzi

Hemos visto que muchos de los beneficios para la salud de un jacuzzi se producen cuando la temperatura del agua es alta. Sin embargo, al comprar un jacuzzi este es uno de los factores que debemos tener más en cuenta para disfrutar de todas las propiedades de la bañera de hidromasaje. 

Lo ideal es encontrar el equilibrio entre la temperatura del agua y el tiempo que vamos a pasar en el jacuzzi. La temperatura del agua del jacuzzi, eso sí, nunca deberá superar los 40 grados centígrados y debe estar siempre por encima de los 33. Los niveles que se suelen recomendar son los siguientes: 

Cumpliendo con estas premisas, vamos a poder disfrutar de todas las propiedades del calor del agua sobre nuestro cuerpo. Una mayor exposición al mismo puede resultar estresante y nada beneficiosa. 

La persona debe sumergirse en el jacuzzi hasta los hombros y dejar que el cuerpo vaya sintiendo poco a poco el calor. No obstante, al tratarse de agua caliente, hay que introducirse y salir de ella lentamente para que no afecte demasiado al organismo el cambio brusco de temperatura. 


En definitiva, tener un jacuzzi propio o privado en casa es más que beneficioso para nuestra salud en general. Una magnífica opción para disfrutar de la mayor relajación y un elemento que aporta placer y bienestar. Sus propiedades relajantes para el organismo son únicas y es apto para todo tipo de personas. 

Categoría: Comunicados
Visto: 1053