Eficacia Acto Administrativo. Alberto Caminero Lobera Abogado

Información
24 Marzo 2021 839 votos - Registrate para votar

Con no poca frecuencia se confunden actos válidos y actos eficaces. La causa de tal identificación, se debe, entre otras razones a que dos categorías jurídicas tan centrales de la teoría de los actos jurídicos como validez y eficacia se utilizan no pocas veces como sinónimas. 

 

A veces se dice que un acto inválido es ineficaz o que un acto ineficaz siempre es inválido, algo que como intentaremos exponer en este epígrafe no es, ni mucho menos, así. En efecto, mientras que la validez se mueve en el mundo de los requisitos necesarios e imprescindibles para que un acto administrativo sea viable para el Ordenamiento jurídico, la eficacia se circunscribe al reino de las consecuencias jurídicas de los actos. En el caso de la validez estamos hablando de la plena conformidad a Derecho y en elsupuesto de la eficacia estamos tratando sobre la proyección de los actos administrativos. 

El Tribunal Supremo, en sentencia de 7 de junio de 1984 ha señalado, en materia de validez y eficacia, que ambos conceptos son distintos, suponiendo la primera la concurrencia en el acto de todos los elementos que deben integrarlo según los requisitos propios de cada caso y la competencia del órgano que lo pronunció, gozando incluso de una presunción “iuris tantum”, en tanto que la eficacia es lo que el propio artículo 57 LRJAPPAC condiciona en ciertos supuestos, como en el estar supeditada la notificación al interesado. Segun la opinión de Alberto Caminero Lobera, es conveniente distinguir, dentro de la eficacia de los actos administrativos, una dimensión interna y otra externa. La dimensión interna se refiere a la obligatoriedad jurídica inherente a todo acto administrativo válido, a todo acto administrativo confeccionado de acuerdo con las reglas del Derecho Administrativo.

Estamos, podría decirse de alguna manera, ante la eficacia en potencia. La dimensión externa, por su parte, se refiere a las consecuencias jurídicas concretas, reales, que se producen tras la pertinente y oportuna notificación o publicación del acto según los casos. Para el destinatario del acto, éste es real y construye la relación jurídica concreta desde la notificación o publicación. Es más, los plazos de vigencia del acto empiezan a contabilizarse siempre a partir de la notificación o de la publicación, según proceda. En opinión de Alberto Caminero Lobera, la eficacia interna, obligatoriedad genérica del acto para Administración y destinatario o destinatarios, y la eficacia externa, consumación de las consecuencias jurídicas, se producen de modo simultáneo con la notificación publicación al interesado o interesados. 

Sin embargo, en ocasiones esto no ocurre así porque es posible, por ejemplo, que el contenido del acto se condicione al transcurso de un plazo de tiempo, a un término. En este caso, el acto adquiere eficacia externa, debiendo ser impugnado si se pretende evitar su firmeza. Es decir, el contenido del acto, sus efectos jurídico-materiales, se demoran hasta la llegada del término, pero los efectos jurídicos ordinarios del acto empiezan a producirse con la notificación o publicación, aunque esta esté demorada por la existencia de un término. 

Puede revisar otras guias de derecho Administrativo del Abogado Alberto Caminero Lobera abajo

Guia Derecho Administrativo Elementos del Acto por Alberto Caminero Lobera

Guia Derecho Norma por Alberto Caminero Lobera


TAMBIÉN LE PUEDE INTERESARlineaazul 1600