ARCO IRIS denuncia que las eólicas usan la pandemia para su expansión sin freno por Galicia.

Información
Galicia | 04 Febrero 2021 | 2689 votos | Correo electrónico | Imprimir
social youtube xornalgalicia   feed-image

IMG 20210203 WA0007La pandemia y los consiguientes límites a la movilidad han insuflado un repentino afán a lasLa pandemia y los consiguientes límites a la movilidad han insuflado un repentino afán a laseólicas para conquistar nuevos territorios y una voracidad depredadora sin freno.

 

A la largalista de agresiones ya conocidas y que se incrementarán tras la subasta de renovables, hayque añadir las terribles agresiones paisajísticas que están causando las obras de laportuguesa EDP en el parque de Corme, sin que a la Xunta le parezca oportuno respetar lasrestricciones de la Red Natura ni el reglamento de la propia Ley del Paisaje de la Xunta (DOG8 de julio de 2020), que se ha convertido ya en papel mojado, sin más utilidad que lameramente decorativa.Taludes de más de 10 metros, eliminación de zonas húmedas e invasión de carreteras yfincas privadas no han sido motivo suficiente para que la Xunta defendiera el dominio públicofrente al abuso de EDP Renewables.Mientras EDP se ceba con la Red Natura de la Costa da Morte, las montañas de Trevinca, eltecho de Galicia con más de 2.000 metros de altura, van a sufrir la invasión de los molinillosde Statkraft, empresa pública noruega poseedora de una parte de la deuda pública españolay que ha pactado ya con el Estado la colonización de Galicia y todo el norte de España conesta nueva plaga bíblica.

Poco parece importarle a la Xunta la destrucción paisajística de unade las zonas aún intactas de Galicia, lejos de la “civilización” mal entendida y que dentro depoco, si nadie lo remedia, será el soporte de 31 monstruos metálicos que cambiarán parasiempre un entorno privilegiado.Más cerca de la ciudad, en Arteixo, una nueva linea de alta tensión procedente deMonteagudo abastecería de energía “alternativa” al Polígono de Morás. A este proyecto,patrocinado por el Club Eólico de Galicia y la propia Xunta, se opone el propio Ayuntamiento,sin que ello parezca ser óbice para que se consume la destrucción de las últimas áreasnaturales en buen estado del concello.ARCO IRIS denuncia que la Xunta de Galicia está respaldando de forma descarada losenormes intereses del sector eólico, que se ha propuesto inflar Galicia de molinillos de viento,que empiezan a ser contestados de forma mayoritaria por una población cada día más hartade que arruinen para siempre y de forma impune nuestro paisaje sin que semejantesacrificio colectivo se refleje en unas tarifas eléctricas razonables.